Trump y una riesgosa pulseada comercial

El Presidente Donald Trump dejó a buena parte del mundo boquiabierto al anunciar el 8 de marzo aranceles a las importaciones de acero –del 25%- y de aluminio –del 10%-, abriendo la alarma de una posible guerra comercial. Generó un gran rechazo incluso en países aliados, pero al mismo tiempo se abrió un período de negociaciones bilaterales con los países afectados para poder acceder a las excepciones posibles contempladas en el anuncio.

En el caso de Argentina, donde están en juego exportaciones por cerca de US$ 700 M –con Aluar y Techint como principales afectadas-, se iniciaron en seguida las gestiones en el marco de un superávit comercial significativo a favor de EE.UU..  Y el miércoles 21 el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, a cargo de resolver los pedidos de exclusión a los anceles del 25% para el acero y el 10% para el aluminio que fijó Trump, declaró ante un comité de la Cámara de Representantes que “algunos países” quedarán exentos de las nuevas tarifas. Mencionó a Argentina, Australia y a (los miembros de) la UE. El caso Brasil aún se está conversando. Sin embargo, después se señaló que la suspensión sería provisoria, volviendo a generar incertidumbre sobre el tema.

Sin embargo, aunque se consiguió una cierta distensión con la mayoría de los países, con China se tensaron aún más las relaciones: Trump anunció la imposición de aranceles por valor de hasta US$ 60.000 M a las importaciones chinas, y exigió que el déficit comercial de Washington con el gigante oriental se reduzca un 25%, aunque se estableció un período de 60 días para negociar antes de su aplicación. Pekín en respuesta anunció que “impondrá aranceles a 128 productos norteamericanos por US$ 3.000 M, aunque no se estableció una fecha para su entrada en vigor y se mostró dispuesta a negociar, aunque los mercados volvieron a sentir un fuerte impacto.

Puede acceder al peculiar texto de las medidas en un documento elaborado por Argenmedios.

Fuentes: El Economista, La Nación, La Prensa, Argenmedios