Trascendidos sobre la hermética negociación por la deuda argentina

Según publicó Clarín el viernes 7.2, “Argentina tendría cerrados los lineamientos centrales del acuerdo con el Fondo”. Incluso “habría aval del FMI para que el Gobierno ofrezca una quita del 15% a los bonistas”. El convenio incluiría:

  • un fuerte compromiso fiscal de Argentina, con metas monetarias estrictas y la aceptación en Washington de un ambicioso plan de pago. Georgieva pidió un programa económico y números concretos que garanticen cómo se pagará la deuda cuando termine el trienio de gracia. Para la deuda con el FMI se habla de un acuerdo a 10 años, con 3 años de gracia.
  • La propuesta consensuada con el FMI para reprogramar la deuda con los bonistas privados consistiría en: Postergar los vencimientos por un plazo máximo de 3 a 4 años. Argentina tampoco pagaría intereses por ese período de gracia. Habría una quita pequeña de la deuda, del orden del 15%. Argentina ofrecería un pago inicial al contado.
  • Según Clarín, hay una decisión política tomada por Alberto Fernández: Argentina va a jugar con el FMI y le va a dar prioridad al acuerdo con Washington.
  • En tanto Ámbito (10.2) informó que “la propuesta oficial que se le hará al FMI ya está casi elaborada” y que incluiría un compromiso de equilibrio fiscal desde el segundo semestre y un superávit fiscal garantizado de no menos de 1% del PIB desde 2021 hasta el final del mandato actual de Alberto Fernández. Comprendería el compromiso de un Superávit comercial sostenido, entre US$ 18.000 y US$ 25.000 millones en el mismo período, y el desarrollo de Vaca Muerta para que desde 2024 aporte al menos US$ 5.000 millones extras. No se aceptarían exigencias de reformas estructurales, incluyendo ideas de modificaciones a las legislaciones laborales, previsionales, fiscales o en la relación de fondos con las provincias” (> Ámbito, 10.2).