Nuevo mapa político tras las elecciones

Las elecciones legislativas del 22 de octubre consolidaron al gobierno de Mauricio Macri y a Cambiemos como principal fuerza política nacional: el oficialismo se impuso en 13 de los 24 distritos, incluidos los 5 más grandes, y derrotó por 4 puntos –con 41,38% de los votos, similares al promedio nacional- a la ex presidenta Cristina Kirchner en la estratégica batalla bonaerense. Además logró imponerse en 5 distritos donde había perdido en las elecciones primarias, revirtiendo los resultados de PBA, Santa Fe, Salta, La Rioja y Chaco.

En el Congreso, con estos resultados Cambiemos revalidará su primera minoría en la Cámara de Diputados, con 109 legisladores propios a los que podrá eventualmente sumar en alianza a Martín Lousteau y Carla Carrizo, para llegar a 111 (18 menos que el quórum). En el Senado, el oficialismo tendrá 24 bancas, con dos aliados posibles: Carlos Reutemann y Juan Carlos Romero. El peronismo no kirchnerista podrá alcanzar los 26 escaños entre propios y aliados, mientras que Cristina tendrá nueve bancas. Ninguno tendrá quórum propio.

Además, el contundente triunfo de Cambiemos derivó en un fuerte aumento del optimismo de la opinión pública, según el monitor de octubre de OPSM: 77,3% de los consultados cree que la economía mejorará, 74,3% confía en la capacidad de gestión del presidente Macri y 65,9% tiene expectativa positiva del 2º tramo del mandato presidencial, hasta dic. 2019. El mayor grado de desconfianza hacia el Gobierno se advierta en relación a la inflación, ya que el 46,5% cree que tiende a disminuir, pero el 51,4% opina “No”.

En este contexto, Mauricio Macri se lanzó a proponer el día después a todas las fuerzas y a dirigentes empresarios y sindicales un plan de reformas desde una posición de fortaleza pero llamando al diálogo y a la negociación.