En qué consiste la tregua entre Estados Unidos y China

La esperada reunión entre los líderes Donald Trump y Xi Jinping se concretó el sábado (1/12) en Buenos Aires, en el marco de la cumbre del G-20. Duró más de dos horas y lograron acordar una “tregua comercial“:  Washington suspendió por 90 días la suba de aranceles para el 1º de enero y China se comprometió a comprar más productos estadounidenses (agrícolas, energéticos, industriales y otros) para reducir el déficit comercial de EE.UU..

Según el comunicado de la Casa Blanca, acordaron “intercambiar visitas” cuando sea “el momento apropiado”. Pero añade: se comprometieron a “iniciar inmediatamente negociaciones” para alcanzar “cambios estructurales con respecto a transferencia forzada de tecnología, protección de la propiedad intelectual, barreras no arancelarias, intrusiones y robos cibernéticos, servicios y agricultura“, que son los principales argumentos y críticas de Trump hacia China. La intención es que esas negociaciones estén finalizadas “dentro de los próximos 90 días”. Y entonces sí, si no hay acuerdo, “los aranceles pasarán del 10% al 25%” los aranceles sobre u$s 200.000 millones de importaciones chinas.

Aparentemente, fue una victoria de Trump sin concesiones a cambio. Sin embargo, hay dudas de que estas negociaciones prosperen: analistas consideran improbable que Xi acepte esos cambios profundos a la economía de China y que probablemente apueste solamente a ganar tiempo (con esperanza en que Trump esté distraído en 3 meses en otros asuntos o que la investigación del fiscal especial lo complique más). Además, la prensa oficial china no mencionó ni los 90 días de plazo ni los compromisos específicos mencionados por la Casa Blanca.

Fuente: Cronista y La Nación (3 y 4/12).